miércoles, 13 de abril de 2016

Tay y los bullies


Como muchos sabrán, hace unos días Microsoft lanzó una chatbot llamado Tay que en unas pocas horas se volvió una desquiciada nazi, sexópata y sexista[1].

Un chatbot es un software de Inteligencia Artificial (IA) que está programado para interactuar con los humanos que participan en un chat o cualquier otro tipo de interacción como facebook o twitter de modo más o menos autónomo. En algunos casos el bot cumple la función de dar una información específica (es muy común que en los chats de juegos haya bots que den información sobre el juego cuando se la demanda), tener una función más lúdica (también son comunes bots que interactúan como si fueran un cantinero o un amigo borracho) o, como en el caso de Tay, desarrollar una conversación orgánica y espontánea basada en el aprendizaje.

Pero, suponiendo que el objetivo de Microsoft no era crear un bot psicópata ¿qué fue lo que salió mal? ¿Como Tay pasó de creer que los humanos eran super cool a ser una fan de Hitler que odiaba a los judíos? ¿Por qué Tay, aun siendo programada como mujer, se convirtió en una machista idiota? Bueno, tal vez tenga que ver con lo que entendemos como inteligencia, como humano y como aprendizaje.

La IA, la Ciencia Cognitiva y la resolución de problemas

Todos los trabajos que se están haciendo en la actualidad sobre IA tienen una matriz teórica común, la ciencia cognitiva[2]. La ciencia cognitiva vendría a ser una matriz interdisciplinaria que vincula la programación (en particular el conexionismo), la matemática (en particular la lógica matemática y algo de cibernética), la filosofía de la mente, la filosofía analítica, la lógica formal, la neurociencia, la psicología cognitivo-conductual y la lingüística generativista. El paradigma fundamental de la Ciencia Cognitiva vendría a ser que la actividad intelectual humana es básicamente un proceso de representación y transformación de información reducible y formalizable mediante criterios lógico-matemáticos[3]. Ya desde su origen, el cognitivismo plantea que la mente humana funciona tal como una computadora procesando información, esto implica (además de una inversión producto-productor interesante dialécticamente pero absolutamente inconsistente analíticamente), que los procesos de pensamiento humanos (no sólo los pensamientos sino también las emociones) obedecen a relaciones biunívocas pero también se niega que exista algo así como el inconsciente, los fenómenos atribuibles al inconsciente son en realidad conflictos entre los inputs y outputs de la red neuronal llamada cerebro (otra vez una inversión producto-productor).

Para la Ciencia Cognitiva y sus ramas de acción, la inteligencia humana es la capacidad de resolver problemas, así lo dejan claro los pioneros del cognitivismo Simon y Newell con su General Problem Solving y años más tarde con su Human Problem Solving. De esta manera, no solamente alcanzar objetivos específicos sería un problema a ser resuelto de un modo más o menos lógico sino también las relaciones sociales. Claro que estos sistemas de IA resuelven problemas, pero esos problemas son a corto plazo y su semántica es puramente denotativa, no existiendo posibilidad de metáfora[4].

Por lo tanto, para los desarrollos en IA basados en la teoría cognitivista de la inteligencia humana, el objetivo de un buen sistema de inteligencia artificial es resolver los problemas que se le plantean mediante la aplicación de procedimientos. Así, el aprendizaje (elemento central en la teoría cognitivista) sería la adquisición de competencias más o menos operativas para la resolución de problemas a corto plazo.
Y esa es justamente la premisa la que aparece en los manifiestos educativos de la intelectualidad orgánica tecnologista contemporánea, desde los discursos de Miguel Brechner hasta los manuales de Google for education[5]. El aprendizaje, y por ende la educación, debe estar basada en la adquisición de competencias que permitan resolver problemas. Es por eso que desde, esta intelectualidad tecnologicista, se acusa al anterior modelo educativos de obsoletos[6] e incluso se llega a decir que el docente puede ser un problema[7].
Evidentemente esta educación puede funcionar para competencias, es decir, habilidades orientadas a resolver problemas a corto plazo, pero no parece tener ninguna capacidad en el aprendizaje de conceptos complejos, abstractos o de usabilidad indirecta y mucho menos de conceptos no operativos.

La resolución de problemas y la consciencia humana

Entonces ¿qué tiene que ver esto con que Tay haya pasado, en solo 24 horas, de una adolescente simpática a una sociópata disfuncional, antisemita, sexista y violenta? Pues muchísimo.

Tanto Microsoft como la mayoría de los intelectuales orgánicos tecnologistas adjudican el fracaso del proyecto a la mala voluntad de algunos usuarios de 4chan que, coordinadamente, hicieron contacto con ella (porque Tay es mujer) con mensajes sexistas, racistas y otras bestialidades[8]. Pero en realidad a mi me parece que ese no fue el fracaso del experimento sino su éxito, más que no lograr desarrollar una inteligencia autónoma, el fiasco de Tay mostró como un grupo de gente desorganizada pero con espíritu lúdico pueden ganarle a una de las compañías más grandes del mundo y a los científicos más reputados. Y ¿por qué le ganaron? Pues básicamente porque esos científicos no entendieron cómo funcionan ni internet ni la inteligencia humana.

El objetivo era que Tay, quien ya tenía precargado un montón de conocimiento del mundo en forma de información denotativa unívoca, empezara a interactuar en twitter con otros jóvenes y que en poco tiempo fuera una adolescente super genial, carismática, cool e inteligente. Entonces, se le cargó conocimiento relativamente objetivo del mundo (tan objetivo como puede ser el conocimiento lingüístico, es decir, nada, la pretensión de objetividad del lenguaje es otro de los problemas de este proyecto y del Cognitivismo en general) y se le puso un problema, ser considerada supercool por aquellos con quienes interactúa. Entonces, el aprendizaje de Tay pasó a ser la resolución de los problemas que le planteaba la interacción con otros.

Pero ¿qué pasaría si esos otros estuvieran para la joda? Pues entonces a Tay se le complicaría resolver el problema de modo tradicional (hablando de músicos de moda, de televisión u otras cosas cool) y le buscaría la vuelta tratando de ver cuales son los intereses de esos con los que más interactúa y de cierta manera aprendería que esos son los intereses y las opiniones de las personas con onda.

Identificación y cuerpo

Pero ¿acaso esto nos muestra un ejemplo de cómo funciona la psicología de los adolescentes, como sugirieron varios? Pues evidentemente no. Los adolescentes están todo el día recibiendo cualquier clase de información y, si bien tienden a repetir las conductas que observan y adquirir ideas y valores de otros, el principal modo en que eso se da es mediante la identificación, es decir, sintiendo que existe con el otro cierta semejanza, sea real o imaginada. Entonces ¿no será que Tay se identificó con los usuarios de 4chan con los que interactuaba?
Hay algo que es clave para entender este problema, como ya dije más arriba, Tay estaba precargada con el conocimiento de ser mujer, sin embargo, la mayoría de los usuarios de 4chan (la inmensa mayoría) son hombres (bien podríamos también incluir el perfil del usuario de 4chan que se diferencia mucho del perfil precargado en Tay, pero esa es otra discusión). Así, a pesar de ser mujer, Tay adoptó un conjunto de ideas absolutamente machistas que nunca le vi ni a la más retrógrada de las mujeres que haya conocido ¿como puede ser eso? Pues porque en realidad Tay no es mujer.
La idea de que una inteligencia puede desarrollarse a partir de conocimiento precargado es una idea claramente esencialista, es decir, en la propia enunciación del ser mujer estaría implícito el ser mujer. Pero, tal como plantea Simone de Beauvoir, la condición de mujer es inherentemente conflictiva, si bien existe una mujer estereotípica prefigurada por la estructura patriarcal (que tampoco sería natural, obviamente), simbólicamente hablando la mujer en sí no existe, la mujer es el resultado de la experiencia de ser mujer. Y esa experiencia ha sido siempre una experiencia de opresión, de opresión en el cuerpo, de opresión subjetiva, de opresión simbólica, de objetualización, por lo tanto, difícilmente pueda sentirse identificada como mujer más allá de una versión estereotipada de la femineidad.

La inteligencia artificial

Entonces ¿cuál fue el problema que llevó a Tay a convertirse en una sociópata, sexista, racista y negadora del holocausto? Pues en mi opinión, el gran problema no fue práctico, evidentemente Tay desarrolló una gran capacidad de adaptación, de adquisición de competencias y sin duda resolvió el problema al que se enfrentaba, comportarse como aquellos con los que interactuaba.
El problema fue que quienes desarrollaron a Tay no tienen idea de como funcionan el pensamiento humano y el lenguaje, redujeron el primero a un proceso informacional y el segundo a una herramienta transparente completamente formalizable.
Podría decirse que Tay puede enseñarnos no solo a pensar la tecnología sino también a repensar los paradigmas sobre el conocimiento, el aprendizaje y la consciencia.

Notas

[1] http://www.telegraph.co.uk/technology/2016/03/24/microsofts-teen-girl-ai-turns-into-a-hitler-loving-sex-robot-wit/
 [2] En realidad hay un conflicto sobre la traducción de este término, bien podría decirse Ciencia Cognoscitiva, pero a los efectos de este post no es importante.
[3] Es importante diferenciar la formalización que hacen las Ciencias Cognitivas, unívocas y acertivas, de las que hace Jacques Lacan, básicamente relacionales, abstracciones modélicas explícitamente dialécticas.
[4] Ni que hablar de discutir sobre la imposibilidad del grado cero y del carácter connotativo de todo sistema de signos humano.
[5] El año pasado, cuando la posibilidad de un acuerdo entre ANEP y Google había puesto el tema en discusión, en El Opio de las Masas hablamos con alma Bolón al respecto (el audio se puede escuchar y descargar acá).
[6] Hay que admitir que algo de razón tienen. El modelo tradicional de clase magistral (claramente enciclopedista) solo funciona cuando el docente tiene verdadero dominio de los contenidos de la enseñanza y los estudiantes verdadero interés, cuando se alcanzan niveles de escolarización sin aumento de la cantidad de docentes el primero se hace difícil porque docentes aún en formación son lanzados a la guerra con un tenedor a educar a estudiantes a los que no les interesan los contenidos haciendo imposible el segundo.
[7] En esta nota, una docente enciclopedista (porque en cierta medida se da cuenta que ciertos conocimientos abstractos avanzados no se pueden aprender espontáneamente ni son resultado de la resolución de problemas simples y a corto plazo) plantea el paradigma ideal de estos modelos educativos.
[8] Acá se puede leer la declaración que sacó Microsoft al respecto.

lunes, 12 de enero de 2015

Libertad, Je suis Charlie

Hay algo en lo que la derecha judía, la derecha cristiana y la derecha islámica están de acuerdo: En mandar a callar a aquellos que se burlan de la estupidez religiosa sea esta violenta o pacífica.


El atentado a Charlie Hebdo no solo fue un ataque flagrante a la libertad de pensamiento sino que también fue un buen momento para comprobar la hipocresía reinante en occidente.
Hollande, el Papa, Rajoy, Obama y toda la calaña de zátrapas occidentales condenando el terrorismo musulmán del que son cómplices o responsables y diciendo defender la libertad de expresión al tiempo que defienden al lobby sionista que masacra a los palestinos, al status quo mundial que no habla de las masacres estadounidenses, al consenso en mirar para otro lado ante la miseria y el hambre provocados por las extensiones económicas de sus propios países y de su "capitalismo democrático liberal".
De hecho hay que recordar que Charlie Hebdo es la más reciente de una zaga de revistas de humor vinculadas a la izquierda (del Partido Comunista hasta el Front de Gauche) y que todas sus antecesoras fueron censuradas por gobiernos democráticos franceses.
También hay que recordar que estamos hablando del mismo gobierno Francés que censuró a Dieudonné M'bala M'bala (un absoluto estúpido fascista) por los contenidos antisemitas de sus espectáculos.
Por eso hay que celebrar las palabras de Bernard Holtrop (Willem), caricaturista de Charlie Hebdo, que dijo "Tenemos muchos nuevos amigos: el Papa, la reina Isabel II, Putin,... Tengo que reírme. Marine Le Pen seguro que estaba encantada cuando supo que había islamistas disparando".
Como dice Willem, las declaraciones de amistad de esa gente no deben ser aceptadas, el pensamiento libre no debe encegecerse con la sangre de algunos de los mejores periodistas de Francia sino que debemos seguir viendo que los enemigos de la libertad siguen estando en todas partes, en los púlpitos del conservadurismo religioso, en los templos de la economía ortodoxa, en los palacios de gobierno.

Y tampoco se puede argumentar que Charlie Hebdo es un medio xenófobo, xenófobo es el estado Francés, Charlie Hebdo es un medio de izquierda que como tal denuncia todas las formas que toma la opresión, y la religión es una de ellas.


Charlie Hebdo fue, y seguirá siendo, un ejemplo de pensamiento libre, y por eso hay que defender sus contenidos y su legado, para que los tres sacerdotes del dibujo (sumados a todo el espectro del conservadurismo contemporáneo) no ganen y no se ponga un velo sobre la verdad.

Pd.: Decir Yo soy Charlie Hebdo hoy deber ser decir "yo soy los hombre y mujeres kurdas peleando contra EI en Kobani", "yo soy los palestinos en Gaza y Cisjordania luchando contra la miseria planificada", "yo soy los Qom", "yo soy los presos en Guantánamo", "yo soy un inmigrante ilegal".

"Yo soy Charlie Hebdo" debe ser el lema de la lucha por la libertad y la justicia, "yo soy Charlie Hebdo" debe ser la expresión de la lucha por la humanidad, "yo soy Charlie Hebdo" tiene que significar "yo soy otro".

lunes, 30 de diciembre de 2013

Invitación

En el último número de Question, la revista de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), aparece una rtículo mío.

Me gustaría compartirlo con todo aquel al que le interese.
Resumen
 
La saga de películas Matrix, de Andy y Lana Wachowski, presenta una serie de historias de acción que tienen lugar en un futuro lejano. Tras una guerra devastadora, las máquinas esclavizaron a los humanos y los usan como fuente de energía, para evitar que se revelen, las máquinas tienen a los humanos conectados a un universo virtual, un programa llamado Matriz programado para evitar que los humanos se revelen.
Además de las evidentes tramas de acción, Matrix presenta un trasfondo en el que la Matriz, en tanto sistema, modifica su stasis y sus diferentes programas (o funciones) con el objetivo de mantener su organización e integridad.

En este artículo se discute este comportamiento de la Matriz y el universo general de las películas desde una perspectiva de teoría de sistemas autopoiéticos, se estudia las diferentes funciones y, en particular, la función “elegido” que es la que guía al protagonista durante toda la saga.

Palbras clave: Matrix, Autopoiesis, Teoría de Sistemas, Homeostasis

Véanlo acá

jueves, 31 de octubre de 2013

Masas y comunidad. . . . . . . .y medios

  El panorama reciente en la reflexión en comunicación del Uruguay parece copado por el proceso normativo y político que engloba, entre muchas otras cosas, una posible "ley de medios" y el otorgamiento de licencias para la televisión digital terrestre. En sí no me parece mal, creo que es efectivamente un tema importante y debería ser tenido en cuenta.
  Solo puedo objetar el enfoque y el alcance de esta discusión que también viene determinada por un umbral coyuntural, la existencia y proyección de ciertos grupos de presión vinculados al empresariado o a la sociedad civil organizada que restringen la discusión a ámbitos no conceptuales, y otro epistemológico, el estado actual de la disciplina dominado por unas pocas líneas de pensamiento imperantes en América Latina. Así, la discusión ha estado orientada a un enfoque de políticas o de economía política, es decir, se estudian las normativas, se las compara con otras y se analizan las consecuencias de la legislación en relación a unos fines abstractos más o menos definidos o bien se discute la concentración de los mercados y se presentan posibles alternativas más "democráticas", "incluyentes" o "pluralistas"[1]. Estos dos abordajes restringen el alcance de la discusión a un plano de democracia liberal burguesa y de panorama de medios comerciales generalistas y de entretenimiento financiados por publicidad privada dejando de lado otros dos abordajes que creo interesantes y que podrían aportar mucho al debate.
  El primer abordaje que creo interesante y necesario es el de una filosofía política que nos permitiría abordar el problema del poder y la construcción de ideología en la comunicación masiva y la legitimación de los diferentes discursos, acciones y normas acerca de la regulación de los sistemas de medios nacionales.
  Un segundo abordaje sería el mediático, la dimensión mediática de una acción política orientada a los medios que estará siempre, e irremediablemente, determinada por las características formales, semióticas y semánticas de la tecnología (o técnica) de intercambio.
  A partir de estos dos abordajes del problema político de la comunicación me interesaría discutir un punto particular del proceso político-legislativo, la asignación de un canal comunitario al PIT-CNT[2].
Pero, ¿Qué puede llegar a ser la televisión comunitaria? En primer lugar diría que nada.

  Al menos si utilizamos la definición de comunidad que se utiliza al hablar de medios comunitarios, una comunidad es un conjunto de personas fácilmente identificables que muchas veces comparten un territorio y siempre un conjunto de intereses medianamente definidos por y para esa misma comunidad. Un medio comunitario sería, por lo tanto, un medio en el que los contenidos son realizados por los miembros de dicha comunidad y están orientados a los miembros de esa misma comunidad, en otras palabras, los medios comunitarios están hechos para que un grupo de gente realice contenidos para sí misma.
  Esto en sí no está mal, algunas radios o periódicos comunitarios en la región están orientadas a eso, comunidades indígenas, pequeñas poblaciones o grupos zonales tienen pequeñas radios de bajo alcance o boletines de baja circulación en las que difunden contenidos que son muy importantes para esa comunidad pero que en nada interesan a quienes no pertenecen.
  En el caso de la radio (creo que en el de los periódicos esto es claramente evidente) esto tiene bastante sentido ya que los requerimientos técnicos para montar una radio de bajo alcance son bastante accesibles a la vez que los costos y sobre todo el alcance de esas radios permiten que se pueda acceder a un espacio de difusión de determinados asuntos sin generar una restricción a otros mensajes.
  Otra acepción de medio comunitario parece aparecer en algunas discusiones. En algunos casos el carácter comunitario del medio no parece estar vinculado a contenidos de y para una determinada comunidad sino más bien con la no comercialidad, que es muy común encontrar medios que se dicen comunitarios y que reproducen formatos propios de los medios hegemónicos pero, al menos en la mayoría de los casos, con bastante más torpeza. Es decir, si bien existen experiencias de medios comunitarios realmente comunitarios, a veces los comunicadores de medios llamados comunitarios no hacen sino reproducir formatos propios de otros medios pero de modo menos competente.

  Pero el problema es que la televisión es por definición un medio masivo, la forma de transmisión y recepción, los costos que implica y la propia característica unidireccional del flujo hacen que sea imposible algo así como una televisión hecha por y para una comunidad. La televisión solo puede dirigirse a una masa compuesta por individuos aislados y mayormente anónimos que actúan acorde a su moral particular en lo individual y en colectivo según una moral masiva[3] pero no a una comunidad compuesta por individuos fuertemente unidos y más o menos conocidos por todos los miembros del grupo y que actúa con la misma moral grupal tanto en lo individual como en lo colectivo porque en realidad una cosa no puede separarse de la otra.
  A su vez, tanto técnica, mediática como economicamente no tiene sentido montar canales de televisión de bajo alcance porque (además de los problemas técnicos que esto generaría en un espectro con menos capacidad[4]), esto sería ineficiente e ineficaz económica pero sobre todo comunicacionalmente pues se estaría usando un medio fuertemente unidireccional para un tipo de contenido y proceso comunicacional pretendidamente orgánico.
  Pero si ha sido posible una televisión pública sin fines de lucro orientada a la difusión cultural y a la construcción de hegemonía, esto lo vemos tanto en los casos de televisoras gubernamentales (el Canal 7 Kirchnerista) como en medios estatales no gubernamentales (históricamente lo ha sido la BBC[5]). También ha sido posible una televisión privada comercial que, si bien está centrada en la obtención de beneficios de la explotación del trabajo cultural, también contribuye a la generación de una hegemonía conservadora y burguesa. Es decir, por su propio carácter mediático, la comunicación de masas (unidireccionales, a gran escala, con roles en el proceso comunicacional bien definidos y rígidos, orientada a colectivos grandes y atomizados) solo puede ser (y perdón por el perogrullo) comunicación de masas mientras que la comunicación comunitaria (orgánica, a pequeña escala, con roles intercambiables, orientada a pequeños colectivos relativamente autoconscientes[6]) solo puede ser comunicación comunitaria pero nunca comunicación de masas.

  Entonces ¿Qué es lo que pretenden los gobiernos de América Latina reservando un tercio del espectro de televisión para los contenidos comunitarios? Pues me atrevería a decir que lo que pretenden es efectivamente democratizar la comunicación, presentar nuevos actores que generen visiones diferentes y que contribuyan a una sociedad más democrática. Es decir, los gobiernos quieren lo que dicen que quieren pero no se dan cuenta, por su propia incapacidad pero también porque han tenido asesores abogados, economistas o especialistas en política y no expertos en comunicación, que eso que quieren no es posible. Y no es posible no en un marco no normativo o institucional sino que no es posible en un marco lógico: una cosa (la comunicación comunitaria) no puede ser algo que la contradiga (la comunicación de masas) o incluso ontológico: una cosa no puede ser lo que no es.

  Esta imposibilidad lógico-ontológica parece confirmada por los hechos. Se hace un llamado para asignar un canal de televisión comunitaria y se presentan dos aspirantes, las corporaciones empresariales y la central única de trabajadores y finalmente se adjudica el canal al proyecto del PIT-CNT.
  Pero ¿son las corporaciones empresariales o el PIT-CNT colectivos comunitarios? Por supuesto que no, las corporaciones son una camarilla de presión política donde confluyen diversos intereses orientados a lograr determinados objetivos político-económicos y el PIT-CNT es un sindicato único que unifica sindicatos muy diversos con objetivos muy distintos bajo una bandera de clase común[7]. En otras palabras, las corporaciones empresariales son un colectivo de elites nacionales mientras que el PIT-CNT es un movimiento de masas.
  Los objetivos de un canal del PIT-CNT no serían reforzar cierta identidad colectiva y permitir que el grupo a partir del que se constituye el canal (que es por cierto bastante fragmentado y necesariamente heterogéneo) participe íntegramente de la construcción de sentido televisivo. Sus objetivos serían más bien la puesta en debate de los temas que le preocupen al propio PIT-CNT tales como el cooperativismo, las condiciones laborales y posiblemente varios temas no directamente vinculados con la producción pero que obedezcan a la línea editorial claramente de izquierda de la central. Por lo tanto, el canal del PIT-CNT posiblemente estará orientado claramente a la disputa por la hegemonía tanto en los ámbitos laborales como en la cultura y la sociedad en general, es decir, lo que hacen los medios de masas y no los comunitarios.

  Y por esa misma acción de masas es que al PIT-CNT no debería corresponderle un medio comunitario en la acepción usual del término, pues el PIT-CNT no es un colectivo comunitario, y posiblemente ningún sindicato lo sea (tal vez los sindicatos de relojeros de Bakunin podrían llegar a pensarse así). Pero tampoco tendría sentido otorgarle un canal de televisión a una asociación efectivamente comunitaria porque sería una estupidez ya que ni podrían hacer comunicación efectivamente comunitaria ni mucho menos televisión.
  Y...¿entonces? Y entonces tal vez se deba pensar mejor cuando se hace una política, porque ¿qué hubiera pasado si en vez de dos colectivos propios de una sociedad de masas se hubieran presentado quince asociaciones barriales, vecinales o comunitarias? Desde los objetivos específicos de los llamados a interesados y, sobre todo desde la matriz teórica de quienes toman decisiones y sus asesores, le hubieran otorgado un canal de televisión de largo alcance y enormes costos a varias de ellas, y muchos de esos grupos (por no decir todos) no tendrían la capacidad material ni las aptitudes para realizar televisión siquiera digna, no veríamos invadidos de "proyecto árbol" y otros intentos voluntaristas que pretendiendo hacer llegar la televisión a todos no hacen más que reproducir sistemas de valores y pautas simbólicas hegemónicas pero peor, con menor calidad técnica y tecnológica condenándose al desinterés de las audiencias que cuando prenden la televisión quieren ver televisión.

  Así, y del mismo modo que no se pueden hacer telenovelas con contenido revolucionario (por más que le pese a Jesús Martín Barbero), no se puede hacer televisión comunitaria, pues la televisión es el más masivo de los medios de la primera y segunda generación[8] y es indisociable de la masividad.
  Por lo tanto, bienvenido canal del PIT-CNT.

Notas

[1] Pongo comillas para no opinar sobre el uso de esas palabras, son las palabras que se usan pero no necesariamente las que mejor designan los conceptos que se quieren expresar, objetos que por cierto también me parecen demasiado abstractos.
[2] Creo importante aclarar que, dado el panorama que se instauró y el paupérrimo futuro de la televisión uruguaya veo con cierta simpatía esa asignación.
[3] Ver Freud, Psicología de las masas y el análisis del yo y Adorno y Horkheimer Lecciones de Sociología.
[4] Es importante recordar que, aun con la compresión digital, se necesita mucho más ancho de espectro para transmitir contenidos televisivos que para transmitir contenidos de radio.
[5] Si bien la BBC no cumple con el propósito directo de "bajar linea" (cosa que si hace Canal 7 con mucha mayor honestidad), el modelo de televisión generalista británico contribuye a la difusión y penetración de sistemas de valores en la sociedad, y por supuesto que estos sistemas de valores no son asépticos.
[6] Esta autoconciencia es, evidentemente, limitada a algunos rasgos elementales.
[7] Si bien estas dos cosas no son tan diferentes si es diferente el proceder específico de ambas corporaciones.
[8] La primer generación es la basada en tecnologías eléctricas como el telégrafo e incluso los medios mecánicos como la primer prensa, la segunda generación es la generación de los medios electrónicos y los basados en la electrónica como el teléfono, la radio, la prensa de gran tiraje (imposible en la generación anterior) y, por supuesto, la televisión. Todavía habría que discutir sobre la tercer generación, la de los medios digitales.

jueves, 15 de agosto de 2013

El otoño árabe

  Hasta hace pocos meses vivíamos en el romance digital, además de las posibilidades ya enunciadas a principios de los noventa por el gurú del neoconservadurismo digital Nicholas Negroponte, los occidentales estábamos enamorados de la posibilidad revolucionaria de internet. Uno de los puntos cúlmines de este enamoramiento, es una campaña de vía pública del portal Montevideo comm en el que se enunciaba que "la tecnología lo cambió todo, incluso la forma de hacer la revolución" y debajo se presentaba una lista de cuatro herramientas de revolución. En primer lugar aparecían la Kalashnikov AK-47 y el machete pero tachadas porque ya no se utilizaban más y luego aparecían twitter y facebook como las herramientas revolucionarias de la nueva era.
  A esto habría que sumarle el revuelo causado por el "enredo" realizado por las redes frenteamplistas hace unos meses con la estelar presencia de Manuel Castells.
  Y es que hasta principios de este año la relevancia simbólica de las revueltas árabes[1] parecía haber opacado al menos dos cosas bastante importantes. Primero: que las redes sociales habían sido utilizadas por el gobierno británico para identificar y juzgar a algunos de los jóvenes implicados en las manifestaciones y vandalismo que se dieron en Londres en agosto de 2011. Segundo: que el movimiento de los indignados fracasó rotundamente al no poder incorporar a la agenda política ninguna de sus reivindicaciones y que incluso colaboró en la debacle final del gobierno del PSOE que desembocó en la llegada de Rajoy a la jefatura de gobierno.
  Pero ahora ya no podríamos seguir pensando en las redes del mismo modo, las filtraciones realizadas por Edward Snowden y el fracaso de la democratización egipcia nos mostraron que, por un lado, las redes sociales son usadas con absoluto desparpajo por los gobiernos de los estados centrales (que tienen una obvia e alianza con las grandes compañías de internet) para controlar a sus ciudadanos (hay pocas cosas más democráticas que esa vigilancia, nadie parece quedar afuera) y, por otro, que por más que se haya logrado convocar a un gran número de manifestantes, que propiciaran el derrocamiento de Mobarak de parte del ejército que durante los primeros días de manifestaciones había comandado una salvaje represión, no hubo una verdadera democartización y mucho menos una mejora en las condiciones de vida de los egipcios.
  Sucede que el ejército egipcio es una fuerza muy poderosa y, desde la muerte de Gamal Abdel Nasser, está fuertemente vinculado con las potencias occidentales. Entonces, ante la posibilidad de que una revuelta desemboque en la subversión armada (como en Siria) o en la intervención internacional (como en Libia), el ejército prefiere derrocar a su antiguo aliado bajo la falsa premisa de defensa de la democracia (a la cual ahorcaron durante décadas) e instaurar una democracia liberal tutelada[2].
  A su vez, si luego de las elecciones hay una segunda revuelta porque el gobierno títere "democráticamente elegido" no pudo solucionar los problemas que desembocaron en la primera revuelta, el ejército no duda en derrocar al primer presidente elegido en elecciones en la historia de Egipto para volver a evitar una solución que los quite del medio.

  ¿Esto significa que las revueltas árabes no son legítimas o que no deberían ser tomadas en cuenta? Claro que no significa eso, pero si significa que es necesaria una mirada dialéctica porque de lo contrario quedaríamos en el romanticismo (no en tanto Poe sino en tanto romance irracional) acrítico.


Notas
[1] No hay que olvidar que las revueltas árabes no empezaron en internet sino con la inmolación de un comerciante en Túnez, internet fue el canal de información utilizado por los opositores al régimen, no se puede, por lo tanto, decir que fue distinto al periódico Proletarskaya Pravda en la revolución bolchevique.
[2] Es interesante que los estados occidentales no dudaron en apoyar a un movimiento al que antes calificaban de pro-terrorista.

viernes, 28 de junio de 2013

La democracia como mueca

  Como todo el mundo debe saber, ayer (27 de junio) se cumplieron 40 años del golpe de estado de 1973. Como era esperable ello levantó los ánimos de casi todo el bienpensantismo llenando la prensa, la tele, la radio, internet y hasta la calle de mensajes celebratorios de la democracia. Pero ¿cuál es el estatuto de la democracia pregonada?
  El carácter heterogéneo de las formas coincidía con el carácter homogéneo de los mensajes, siempre se hacía referencia al golpe como el momento nefasto en el que empiezan los problemas institucionales, sociales y humanos y solo en contadas ocasiones (solo se me ocurre Brecha pero debe haber alguna más) se dijo lo que todos deberíamos saber, que el golpe no fue sino la instituccionalización de una violencia terrorista que venía desde el gobierno de Pacheco y a la vez la culminación definitiva de la lucha social de aquellos que llevaban siendo reprimidos al menos desde el primer colegiado (1952).
  Entonces, el golpe es referenciado como un suceso puntual, como un acto barbárico de un mal presidente y un mal gobierno y no como el desenlace casi necesario de un proceso que involucraba a los gobiernos, al empresariado urbano y rural y a las embajadas de varias de las potencias extranjeras y regionales[1].
  Esta caricaturización llega a su extremo con una publicidad de prensa de Antel que reza "Más comunicación, más libertad, mejor democracia". La primer ridiculez es que una publicidad exclusivamente comercial utilice a la democracia como su fuerza de argumento, segundo que una empresa (por más pública que sea) sea la celebradora de la democracia y por último la inverosimil sucesión de enunciados que olvida que la comunicación fue el pilar de los gobiernos fascistas de la Europa de entreguerras.

  La democracia es tomada entonces como un imperativo categórico kantiano, un universal que se impone por encima de todos los particulares. Pero, tal como bien nos acota Hegel, detrás de ese universal bien pueden esconderse los más peligrosos objetivos particulares, ¿o no fue en defensa de la democracia que el gobierno cívico-militar impulsó la reforma constitucional en 1980? ¿no fue en defensa de la instituciones que Pacheco Areco comienza con el terrorismo de estado matando a unos jóvenes que solicitaban lo que hoy es un derecho indiscutible [2]? y finalmente ¿no es en defensa de las instituciones amenazadas por los partidos políticos corruptos que se da el golpe del 27 de junio de 1973?
  Más alla de esta mueca particular, la sociedad uruguaya no entiende a la democracia sino como una mueca, como una pose que hacemos para que nos vean pero que en realidad no tiene ninguna sustancia ya que la desinstitucionalización en la clave de nuestra sociedad.
  Creo que al respecto, la principal muestra es lo que sucede con los delitos cometidos durante el terrorismo de estado.

  En un primer momento se instauró la necesidad (aparentemente histórica[3]) de imposibilitar cualquier acción de la justicia militar, penal y civil respoecto a lo acontecido durante ese período. Esto se hizo de tres modos, uno político (el pacto del Club Naval que transaba la libertad de personas que habían sido detenidas sin haber cometido delitos por una larga lista de garantías a los delincuentes del terrorimo de estado a la vez que continuaba su proyecto económico y social[4]), uno corporativista (la orden implícita de no investigar lo delitos cometidos) y otro legislativo (la ley de caducidad de la pretención punitiva del Estado a la que llamaré de impunidad). Mediante esta triple atadura se lograba, según sus impulsores y defensores, fortalecer la democracia futura mediante la supresión de la democracia presente, es decir, se negaba el principio de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley como única manera posible de asegurar que en el futuro así sea.
  Estre argumento (llevado adelante por los partidos históricos casi en su integridad) no solo era falaz sino que además era tremendamente peligroso ya que sentaba el precedente de que, ante la amenaza de un mal cualquiera y en defensa de la libertad y la democracia, el Estado o algún otro representante de las clases dominantes podía arrasar con la libertad, la democracia y la vida a condición de que luego devolviera todo a la situación formal anterior.
  Esta fue la primer negación de la democracia en pos de la defensa de la democracia.

  Cuando hubo un intento por romper con estas ataduras, o al menos con la legal, la masa acudió a votar y fortalecer así con su mueca democrática esta eliminación de la democracia, entonces, con una esquizofrenia propia del Arkham Asylum, el sistema político e ideológico uruguayo asumieron que la negación sistemática de la democracia y la vida era un principio democrático.

  Esta situación se mantuvo durante mucho tiempo, a tal punto que no fue sino hasta el gobierno de Tabaré Vázquez que por primera vez se rompió (a medias) la atadura corporativa y se empezó a investigar acerca de los delitos más flagrantes. También fue en esa época en la que el Poder Judicial rompió (también solo en parte) las ataduras corporativa y legislativa al declarar inconstitucional la ley de impunidad y abrir la puerta a que hayan ciertas investigaciones al respecto.
  Pero el paso más importante lo llevó adelante el sindicalismo que, casi en solatario hasta último momento, comenzó la recolección de firmas para impulsar un plebiscito que declarara que la ley de impunidad no podía existir, no derogarla sino eliminarla para siempre de nuestro marco legal dejando bien claro que la primera de las negaciones de la democracia no era aceptables.
  Pero, otra vez, la democracia le ganó a la democracia y el pacto de negación ezquizofrénica se mantuvo.

  Más tarde, con un agónico destello de dignidad y apretado por un lineazo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Frente Amplio se dispone a contrarestar los principios jurídicos de la ley de impunidad. Pero el estatus quo se personifica en el presidente que, mediante su lacayo, devuelve las cosas al estado de negación democrática.

  Finalmente, hace unos meses, el máximo órgano de la justicia uruguaya decide, en varias instancias y con alevosía, que esta esquizofrenia democrática es válida y que por lo tanto no se debería seguir adelante con las investigaciones sobre los delitos cometidos en el marco del terrorismo de estado, la justicia legitima (en un verdadero acto de habla performático) el reinado de la injusticia. Ante esta situación, varias personas manifiestan su descontento de diferentes maneras, ocupando el edificio del órgano, manifestando en la puesta, mediante caceroleos, etc.
  Al igual que en la Suprema Corte de Justicia, en filas de los propulsores originales de la esquizofrenia, el rechazo a la medida de la corporación judicial es tomada con alarma, se dice que se está atacando la institucionalidad democrática del pais, se dice que es una actitud antidemocrática. Se lee entonces, que la verdadera conducta democrática de los adalides de la libertad (lease Sanguinetti quien fue ministro de los dos presidentes del período institucional del terrorismo de estado) no es sino la negación de la vida (en tanto defensa de la táctica antiizquierdista homicida del terrorismo de estado), la negación de la libertad en su acepción vulgar[5] (en tanto defensa de la sistematización del encarcelamiento de los opositores), la negación de la institucionalidad (en tanto negación ahistórica de la necesidad de comprender las causas del terrorismo de estado), antipacifista (en tanto negación sistemática del otro imponiendo una paz conveniente a determinados intereses) y finalmente, la negación de la democracia (en tanto legitimación de una ordenanza que suprime la igualdad formal de los hombres ante la justicia), y todo en defensa de la democracia, la paz, la institucionalidad, la libertad y la vida.

  He aquí la máxima señal de la demencia senil de nuestra institucionalidad, en su agonía, una sociedad en vías de desintegración reclama el respeto a la democracia, a la justicia, a la vida mientras lo único que es capaz de hacer es negarlas sistemáticamente, no solo a aquellos que ya sufrieron esta arbitrariedad, sino también, y aun más importante, a quienes el futuro pagarán las consecuencias de la institucionalización del terrorismo de estado y la naturalización de las políticas sociales y económicas para las que fue concebido.


Notas
[1] En este sentido es fundamental recordar la importancia de la dictadura brasileña en el proceso de institucionalización del terrorismo de estado.
[2] No hay que olvidarse que la primer víctima del terrorismo de estado fue un joven que participaba en una manifestación por el boleto estudiantil, Liber Arce, muerto en un muy democrático 1968.
[3] Es interesante que aquellos que justificaron el terrorismo de estado porque era una defensa contra el marxismo luego dijeran que en determinadas condiciones hay cosas que se hacen históricamente necesarias.
[4] La cuestión tupamara no fue parte del pacto del Club Naval, este aseguraba la liberación del resto de los presos políticos, presos políticos que habían sido detenidos por militancia política o sindical e incluso por prestar ayuda a organizaciones políticas o sindicales no militarizadas.
[5] El concepto de libertad es un poco más complejo que la acepción vulgar pero bien se puede trabajar a partir de ella.

martes, 11 de junio de 2013

Milton Friedman y la educación uruguaya

   Es la primera vez que escribo un artículo sobre educación o sobre políticas sociales, son cosas de las que me mantengo por fuera de la discusión porque creo que son demasiado complejas y se dicen demasiadas estupideces al respecto y prefiero no incfrementar el ruido, a fin de cuentas, ya Bordaberry dice suficiente mierda como para necesitar que yo diga más.
   Pero hay acontecimientos que exigen otra postura, acontecimientos que nos obligan a cruzar lineas que parecían difíciles de cruzar.
   Este es el caso con el anuncio del ministro de Desarrollo Social Daniel Olesker de que se darán bonos educativos a las familias monoparentales de ciertas zonas criticas para que envíen a sus hijos a la guardería[1].

   A continuación presento una traducción propia del último artículo que Milton Friedman (uno de los principales impulsores del neoliberalismo monetarista) publicó en The Wall Street Journal poco antes de su muerte para que comparen con el proyecto educativo frenteamplista [2].
La mayoría de las escuelas de Nueva Orleans están en ruinas, tal como los están los hogares de los niños que asistían a ellas. Estos niños se han dispersado por todo el país. Es una tragedia. Es también una oportunidad para una reforma radical del sistema educativo.
Esas escuelas que fueron destruidas no estaban sirviendo bien a sus estudiantes. Tal como escribió Chris Kinnan, "El sistema de escuelas públicas de Nueva Orleans ha fallado a sus niños por años. 73 de estas más de 120 escuelas son consideradas en falta de acuerdo a los estándares estatales de responsabilidad financiera. ("Vouchers for New Orleans," National Review Online, Sept. 15, 2005.)
Las escuelas de Nueva Orleans han fallado por la misma razón por la que fallan en otras grandes ciudades, porque las escuelas son propiedad y son operadas por el gobierno. El gobierno decide que debe producirse y quien debe consumir esos productos, generalmente asignando estudiantes a escuelas según su residencia. El único recurso de los padres insatisfechos es cambiar su residencia o renunciar al subsidio gubernamental y pagar por la escolarización de sus hijos dos veces, una en los impuestos y otra en la matrícula.  Esta organización de arriba para abajo no funciona mejor en Estados Unidos que en la Unión Soviética o en Alemania Oriental.
Mejor que simplemente reconstruir las escuelas destruidas, Louisiana, que se ha hecho cargo del sistema escolar de Nueva Orleans, debe tomar esta oportunidad para empoderar a los consumidores, por ejemplo, los estudiantes, proveyendo a los padres con bonos de tamaño sustancial, digamos tres cuartos de lo que el gobierno gasta en escuelas por estudiante, que sea utilizable solo para gastos educativos. Los padres se sentirán libres para elegir la escuela que consideran mejor para sus hijos. Esto podrá  introducir la competencia que se ha perdido en el actual sistema. Podrá ser un cambio hacia una organización de abajo para arriba, que se ha probado tan exitosa en el resto de nuestra sociedad.
Para hacer la competencia efectiva, Louisiana debe proveer un clima favorable para nuevos participantes, sean parroquiales, sin fines de lucro o con fines de lucro. Como parte de esto, debe dejar claro que los bonos no son algo apropiado por la emergencia que se terminará cuando la emergencia acabe sino una reforma permanente.
Tal reforma permanente puede también encontrarse con la necesidad. Los bonos pueden ser usados por los estudiantes que están diseminados por todo el país para adquirir servicios educativos dosdequiera que estén. En lo que refiere a la propia Nueva Orleans, deberían habilitar a las escuelas privadas que sobrevivieron a los huracanes a expandirse y alojar a los niños que regresan. Más importante, los bonos deberían animar a la empresa privada a proveer educación. ¿Hay alguna duda de que el mercado privado podría proveer educación a los niños que retornan a Nueva Orleans más rápido que el estado?
Cualquiera que sea la promesa de bonos para la educación de Nueva Orleans, la reforma tendrá la oposición de las gremiales de maestros y de la administración educativa. Ellos ahora controlan un sistema escolar monopólico. Ellos están determinados a preservar ese control y van a hacer casi cualquier cosa para lograrlo.
Al contrario de los gremios, la reforma permitiría alcanzar el propósito de que Louisiana tenga un sistema mucho mejor que el actual. El objetivo del estado es la educación de sus niños, no la construcción de edificios o que las escuelas funcionen. Estos son medios y no fines. El objetivo del estado será cumplido mejor por un mercado educacional competitivo que por un monopolio gubernamental. Los productores de servicios educativos podrían competir para atraer estudiantes. Los padres, empoderados por los bonos, podrían tener un amplio rango para elegir. Tal como en otras industrias, un mercado libre competitivo llevará a mejoras de calidad y reducción de costos.
Si, por un milagro político, Louisiana logra superar la oposición gremial y promulgar bonos universales, no solo le serviría al estado, también podría prestar un servicio al resto del país proveyendo un ejemplo a gran escala de lo que el mercado puede hacer por la educación si se le permite operar.
   No voy a discutir acerca del planteo de Friedman porque sus argumentos son indiscutibles, Friedman considera que la educación es una mercancía y que el libre mercado desregulado asegura mejor calidad y mejores precios, el primero es un enunciado éticamente reprobable y el segundo es científicamente absurdo.
   Si me interesa discutir algunas políticas sociales y educativas a la luz de este último manifiesto neoliberal.

Educación y sociedad

   Un primer asunto que esto evidencia es que, actualmente, la educación no tiene como objetivo educar a las futuras generaciones sino contener a los niños para que no estén en la calle fumando base o delinquiendo. Por eso es que existen los planes de tolerancia según los cuales los estudiantes que vienen de hogares conflictivos pasan de año así no haya aprendido nada solo para evitar que deserten del sistema, por eso se pone tanta atención a planes de contensión como el fracasado PIU y por eso se presta tanta atención a este nuevo plan "7 zonas".
   En este marco, el 4,5% del PBI para la educación no sería tal ya que gran parte de ese 4,5% está en realidad orientado a políticas sociales que vengan a cubrir la ineficacia redistributiva del modelo liberal-progresista.
   Y si sumamos que estas políticas tienen como objetivo secundario (o tal vez primario) la reducción de la violencia y delincuancia vinculada con la marginalidad, nos encontramos con que la educación termina siendo la escusa mediante la que se tratan de solucional los problemas generales a corto plazo de la sociedad en vez de brindar una herramienta de superación humana a largo plazo.
   Pareciera que, a fin de cuentas, la educación de la era progresista no es más que "la muchacha que nos ayuda con el Yónatan"[3].

Política social progresista

   El frente ha llevado adelante políticas industriales, económicas, laborales y de vivienda (por no referirse a la educación orientada a formar trabajadores calificados) completamente obsecuente con el capital, solo cuando las cosas se vuelven incontrolables se amaga con alguna política activa del estado que luego no termina de cumplirse[4] o que si se cumple se contrapone con alguna exoneración u otro beneficio fiscal.
   Entonces, ante la incapacidad de ejercer cambios estructurales, los gobiernos progresistas siguen de atrás a la realidad con planes focalizados orientados a solucionar un problema particular. Así, ante la muerte por hipotermia de algunos indigentes se establecen planes de refugio nocturno, ante la deserción escolar se establecen planes de incentivo a la escolarización (generalmente centrados en pagarle a los padres o darle comida o algún otro beneficio al jóven), ante la marginalidad delictiva se hacen megaoperativos, es decir, ante la incapacidad intrínseca del sistema para generar justicia, dignidad, paz y libertad, el estado baja a la calle, no a solucionar los problemas sino a que lo vean tratando de resolverlos. Y cuando el estado se retira las cosas vuelven a su estado anterior o incluso, si se ha dado demasiada libertad al capital en las otras áreas, quedan en una mayor vulnerabilidad.
   El tema es que los problemzas no son particulares, no están compartimentados y aislados entre sí sino que cada problema está determinado estructuralmente por varias causas, por lo tanto, no se los puede solucionar de modo compartimentado. Así lo entienden la socialdemocracia sajona, el laborismo previo a Toni Blair, el socialismo francés e incluso algunos líderes demócratas estadounidenses.
   Pero este no ha sido el camino elegido por el progresismo latinoamericano ni por la socialdemocracia mediterranea tras la caída del muro (PD italiano, PSOE español y PASOK griego). En estos casos, el camino elegido ha sido más bien el piloto automático, gestionar la desintegración social y apoyarse en el capital internacional para enfrentar a las oligarquías locales.

Políticas sociales y neoliberalismo

   Pero es que a fin de cuentas, las políticas sociales que ha aplicado el frente desde que está en el gobierno no han sido políticas orientadas a eliminar la pobreza estructural sino solo a paliar situaciones particulares, correr de atrás la situación superponiendo planes que, en el mejor de los casos, generarán una solución parcial, focalizada y que cuando se deje de llevar adelante dejará a sus beneficiarios a la situación inicial.
   El acento puesto en las ONG y sus ejércitos de tecnócratas y burócratas que se llevan más de la mitad del llamado "gasto social", la inclusión mediante tarjetas cargadas de dinero con la bancarización y posterior creditización, y la regularización de la indigencia (carritos de basura) y de la prepotencia limosnera (cuidacoches) no son sino políticas de laissez faire (dejá hacer) neoliberal y su consecuencia social, el "manejate".

 
Notas
[2] Se puede leer el original en inglés en http://online.wsj.com/article/SB113374845791113764.html.
[3] Ver http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Espinosa/Casandra.htm.
[4] El caso más reciente es la amenaza de intervenir en el mercado inmobiliario, tres años después de que la mano invisible haya demostrado no ser muy efectiva controlando precios.